La mejor inversión

La educación es la mejor inversión que un padre puede hacer por sus hijos, ya que no solo permitirá la adquisición de nuevos conocimientos, sino la formación de la personalidad.